h1

Gorbachov, ¿premio nobel…?

junio 23, 2009

 

Mijail Gorbachov

Último dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

En 1968 fue elegido miembro del Soviet Supremo en 1970, del Comité Central del Partido en 1971; y secretario de Agricultura en 1978 y del Politburó en 1980.

 Tras la muerte de Chernenko en 1985 fue elegido secretario general del Partido Comunista de la URSS.

Sus reformas fueron llamadas “uskoréniye” (aceleración), pero después los términos “glásnost” (liberalización, apertura) y “perestroika” (reconstrucción) se hicieron mucho más populares.

Aunque la era de Brézhnev se suele considerar como de estancamiento económico, se llevaron a cabo una serie de experimentos económicos. Se debatieron una serie de ideas reformistas por administradores de mentalidad tecnocrática.

El primer gran programa de reformas introducidas por Gorbachov fue la reforma de alcohol de 1985 que fue diseñada para luchar en contra de la difusión del alcoholismo en la Unión Soviética.

 

En marzo de 1991 se convocó un referéndum en la Unión Soviética y el 78% de los votantes optó por el “sí” a la continuidad de la Unión Soviética. Pero con el Tratado de Belovezhie se disolvía de facto la URSS, al separarse Ucrania, Rusia y Bielorrusia.

La reconstrucción económica sería uno de los principales fracasos de Gorbachov: la perestroika suponía sacar a la economía soviética del caos y el anquilosamiento en el que estaba sumida, introduciendo mayor libertad de empresa y dejando actuar al mercado para corregir los defectos de la planificación. Estas reformas no tuvieron resultados positivos inmediatos, pues desorganizaron aún más el sistema productivo existente y ahondaron el empobrecimiento de la mayor parte de la población. Todo ello creó tensiones sociales, agravadas por los intereses político-económicos que se veían afectados.
En el aspecto político, se inició una apertura que debía conducir gradualmente a una democracia pluripartidista. Pero los avances en ese camino, considerados excesivos por la “vieja guardia” comunista, fueron considerados demasiado lentos por la creciente oposición ajena al partido: Gorbachov y su equipo avanzaban despacio por las resistencias existentes dentro del régimen y por el temor a perder el control del proceso. El efecto principal de la apertura fue la eclosión de los sentimientos nacionalistas que cuajaron en movimientos independentistas en las diversas repúblicas que formaban la URSS.

En agosto de 1991 se produjo un intento de golpe de Estado militar de tendencia involucionista en manos de un grupo de altos funcionarios del PCUS y del gobierno. Este intento fue detenido por la fuerza del movimiento democrático radical, encabezado por Borís Yeltsin quien después del fracasado golpe de Estado tomó la decisión de ilegalizar el PCUS y de decretar la nulidad de la anexión de las repúblicas bálticas. Cada vez más debilitado políticamente, sobre todo a raíz de la acción política del presidente de la Federación Rusa, Borís Yeltsin, tuvo que dimitir de su cargo de Secretario General del PCUS y disolver al Comité Central. El 25 de diciembre de 1991 se disolvió oficialmente la URSS y, como consecuencia de la negativa de los presidentes de las Repúblicas de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) de reconocer los órganos de poder central, optó por dimitir a su cargo de presidente. Gorbachov se retiró de la política aquel mismo año y, aunque se presentó a la elección presidencial en 1996, no obtuvo los resultados esperados.

Anuncios
h1

Líderes Soviéticos

junio 22, 2009

Lenin

Lenin (Vladímir Ilich Uliánov) (1870-1924), revolucionario y teórico político ruso, fundador del Estado que se convertiría en la Unión Soviética y presidente del primer gobierno establecido tras la Revolución Rusa de 1917.

Lenin, cuyo verdadero nombre era Vladímir Ilich Uliánov, nació en Simbirsk (ciudad que, desde 1924 hasta 1991, se denominó Uliánovsk en su honor) el 22 de abril de 1870, y era hijo de un funcionario. El primer incidente que alteró la tranquilidad de su juventud se produjo en 1887, cuando la policía arrestó y ejecutó a su hermano mayor Alexandr por haber participado en una conspiración para asesinar al zar Alejandro III. Lenin se matriculó en la Universidad de Kazán ese mismo año, pero fue expulsado al poco tiempo por participar en actividades revolucionarias radicales y se trasladó a la hacienda de su abuelo, situada en la localidad de Kokushkino.

Durante este primer retiro (1887-1888) estudió las obras clásicas del pensamiento revolucionario europeo, especialmente El capital de Karl Marx, y no tardó en declararse seguidor de la ideología de este pensador. Pasado algún tiempo, fue admitido en la Universidad de San Petersburgo y terminó sus estudios de derecho en 1891. Ingresó en el Colegio de Abogados y comenzó a ejercer su profesión en la ciudad de Samara, a orillas del Volga, defendiendo a personas sin recursos, hasta que regresó a San Petersburgo en 1893.

El organizador

En 1895 participó en la fundación de la Unión para la Lucha por la Emancipación de la Clase Obrera de San Petersburgo. La policía no tardó en arrestar a los líderes de esta organización. Tras pasar quince meses en la cárcel, junto a una de sus compañeras, Nadiezhda Konstantinovna Krúpskaia —que pronto se convertiría en su esposa—, Lenin fue deportado a Siberia hasta 1900. Después de este primer destierro allí, huyó a Suiza, donde fundó el periódico Iskra (La chispa) en colaboración con Gueorgui Valentínovich Plejánov, L. Mártov y otros marxistas. Esta publicación se convirtió en un instrumento eficaz de cohesión entre los socialdemócratas y contribuyó a la incorporación de nuevos miembros al movimiento. Lenin escribió su principal obra de teoría política, ¿Qué hacer? (1902), mientras se encontraba en el exilio. Su proyecto para la revolución se basaba en la existencia de un partido sometido a una férrea disciplina, compuesto por revolucionarios preparados para actuar como “vanguardia del proletariado” y conducir a las masas trabajadoras a una inevitable victoria frente al absolutismo zarista.

La insistencia de Lenin en la importancia de la profesionalidad de los dirigentes revolucionarios dividió a los miembros del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR), y en su II Congreso (1903) las diferencias se hicieron más profundas. El grupo liderado por Lenin fue el que obtuvo la mayoría, de ahí el nombre de bolchevique (‘mayoría’ en ruso), mientras que la oposición era conocida como sector menchevique (‘minoría’ en ruso). Las disputas entre ambos grupos dominaron la política del partido hasta la I Guerra Mundial.

El exilio

Lenin pasó en Europa la mayor parte del periodo anterior a 1917. Regresó a Rusia tras la Revolución de 1905, pero se vio obligado a abandonar nuevamente el país en 1907 ante la misma falta de apoyo que acabó con la insurrección.

Los años que pasó en Europa fueron amargos y difíciles. Lenin y los mencheviques se acusaban mutuamente de ser responsables del fracaso de la revuelta y muchos de sus más brillantes discípulos abandonaron sus filas. Fue en esta época cuando escribió su principal tratado filosófico titulado Materialismo y empirocriticismo (1909). La ruptura definitiva con los mencheviques tuvo lugar en la Conferencia de Praga celebrada tres años después, en la que los mencheviques fueron excluidos del POSDR.

Cuando estalló la I Guerra Mundial en 1914, Lenin se opuso a la intervención de Rusia en el conflicto alegando que supondría una lucha fratricida entre los obreros de toda Europa en beneficio de la burguesía y alentó a los socialistas a “transformar la guerra imperialista en una guerra civil”. Expuso y sistematizó la concepción marxista de la guerra en El imperialismo, fase superior del capitalismo (1916), en donde defendía que únicamente una revolución que destruyera al capitalismo podría proporcionar una paz duradera.

El líder revolucionario

La Revolución Rusa de marzo de 1917 (febrero según el calendario juliano) que derrocó al régimen zarista fue un acontecimiento que Lenin no había previsto, pero consiguió introducirse en el país en un tren procedente de Alemania. Su espectacular llegada a Petrogrado (el nombre con el que fue rebautizada San Petersburgo) se produjo un mes después de que los obreros y soldados hubieran derribado al zar. Los bolcheviques de Petrogrado, entre los que se encontraba Iósiv Stalin, estaban de acuerdo en que los representantes del Ejército y de los soviets (juntas) de trabajadores respetaran al Gobierno Provisional que se había establecido, pero Lenin rechazó esta línea de actuación. En las llamadas Tesis de abril alegó que sólo los soviets podían satisfacer las esperanzas, aspiraciones y necesidades de los trabajadores y el campesinado. El Congreso del partido bolchevique aceptó el programa de Lenin bajo el lema “todo el poder para los soviets”, considerando la revolución de marzo como la fase burguesa que había de preceder a la inaplazable revolución proletaria.

Después de un fallido levantamiento de los trabajadores en julio de 1917, Lenin pasó en Finlandia los meses de agosto y septiembre ocultándose del Gobierno Provisional. Durante ese tiempo plasmó su concepción del auténtico gobierno socialista en el ensayo El Estado y la revolución, su aportación más importante a la teoría marxista, en el que abogaba por la necesidad de la “dictadura del proletariado” como elemento de superación del Estado basado en la dominación de unas clases por otras. Asimismo, solicitó en repetidas ocasiones al Comité Central del partido que promoviera una rebelión armada en la capital. Finalmente su plan fue aprobado y puesto en práctica el 7 de noviembre (el 25 de octubre según el calendario juliano).

Las bases

Pocos días después de la revolución bolchevique de noviembre (octubre), Lenin fue elegido presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo (jefe de gobierno) y tomó las medidas oportunas para consolidar el poder del nuevo Estado soviético. No se nacionalizaron las empresas privadas, a excepción de los bancos, y Lenin ideó un programa para el establecimiento del socialismo y evitó la apariencia de un régimen de partido único mediante la inclusión del Partido Socialista Revolucionario en su gobierno. El principal interés de Lenin era defender el poder conseguido por los soviets frente a sus detractores del interior y el exterior del país; actuando en consonancia con este criterio, aceptó los onerosos términos de la Paz de Brest-Litovsk. Sin embargo el joven régimen soviético tuvo que pagar el alto precio de una guerra civil (1918-1921) provocada por quienes consideraban amenazados los privilegios que tenían durante el régimen zarista, que contaban con el apoyo de potencias extranjeras. Gracias a la labor del Ejército Rojo, creado y organizado por Liev Trotski, el régimen soviético salió triunfante de este enfrentamiento.

Cuando terminó el conflicto, Lenin instauró la Nueva Política Económica (NEP), que suponía aceptar la economía de mercado en la Unión Soviética y restableció la sociedad pluralista que había existido durante los primeros tiempos del régimen; no obstante, exigió la prohibición del multipartidismo e insistió en el principio de que un sólo partido controlara el poder.

La primera de las tres apoplejías que sufrió Lenin en mayo de 1922 le dejó incapacitado para cumplir con las obligaciones de su cargo. Aunque mostró alguna mejoría, nunca volvió a desempeñar un papel activo en el gobierno o en el partido. Se había recuperado parcialmente a finales de 1922, pero sufrió un segundo ataque en marzo de 1923 en el que perdió el habla. Concluía así definitivamente su carrera política. Falleció el 21 de enero de 1924 en la localidad de Gorki, situada en las proximidades de Moscú.

Lenin

Stalin

Stalin (Iósiv Visariónovich Dzhugachvili) (1879-1953), político soviético de origen georgiano, moldeó los rasgos que caracterizaron al régimen de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URRS), Estado del que fue su máximo dirigente (1929-1953), y configuró más que ningún otro gobernante la Europa posterior a la II Guerra Mundial.

Iósiv Visariónovich Dzhugachvili (hacia 1910 adoptó el apodo de Stalin, en español, ‘Acero’, nació el 21 de diciembre de 1879, en Gori (Georgia). Sus padres eran campesinos georgianos y no hablaban ruso, pero Stalin fue obligado a aprenderlo cuando asistió a la escuela religiosa de Gori (1888-1894), centro en el que obtuvo una beca para acudir al seminario ortodoxo de la capital georgiana, Tbilisi.

El revolucionario

Mientras estudiaba teología, Stalin leyó, entre otras obras, Das Kapital (El Capital) de Karl Marx y pronto adoptó el marxismo ruso como forma de pensamiento. Fue expulsado del seminario en diciembre de 1899, días antes de cumplir 20 años de edad.

Se afilió al Partido Obrero Socialdemócrata Ruso en 1899 y actuó como propagandista entre los trabajadores de los ferrocarriles de Tbilisi. La policía le detuvo en 1902. Arrestado en Batum, estuvo más de un año en prisión antes de ser exiliado a Siberia, de donde escapó en 1904. Fue la primera de las ocho detenciones que sufrió bajo el régimen zarista; la última se produjo en 1913 y duró hasta 1917.

A su regreso de Siberia en 1904 Stalin se casó con Yekaterina Svanidze, que murió en 1910. Su segunda esposa, Nadezhda Alliluyeva, con la que había contraído matrimonio en el año 1919, se suicidó en 1932.

Durante los últimos años del régimen zarista (1905-1917) Stalin apoyó siempre a la facción bolchevique del partido, pero su contribución fue más pragmática que teórica. Así, en 1907, ayudó a organizar un atraco a un banco de Tbilisi para ‘expropiar’ sumas de dinero. Lenin le nombró en 1912 miembro del Comité Central del partido. Al año siguiente, editó, por poco tiempo, el recién creado periódico del partido, Pravda (Verdad) y, a petición de Lenin, escribió su primera gran obra, El marxismo y la cuestión nacional. Sin embargo, antes de que se publicara (1914), fue deportado a Siberia.

Tras la revolución de marzo de 1917 (febrero según el calendario juliano), Stalin regresó a San Petersburgo, donde reanudó la publicación de Pravda. Junto a Liev Kámenev, controló las decisiones del partido en la capital antes del regreso de Lenin en abril. Ambos propugnaron una política de moderación y cooperación con el gobierno provisional.

Su ascenso político

Dada su categoría de bolchevique experto en nacionalismo, Lenin le escogió como Comisario del Pueblo para las Nacionalidades tras la revolución de noviembre (octubre según el calendario juliano). Junto a Yákov Mijáilovich Sverdlov y Liev Trotski, asesoró a Lenin durante los primeros y difíciles momentos de la guerra civil que siguió a la Revolución Rusa. Stalin participó en esa guerra como comandante en varios frentes. Reforzó su posición en el seno del partido por su obstinado trabajo de organización y dedicación a las tareas administrativas del mismo. Fue Comisario del Pueblo para el Control del Estado entre los años 1919 y 1923, y, lo más importante, se convirtió en secretario general del partido en 1922. Desde entonces surgieron las diferencias de opinión con Lenin, el cual en su testamento político aconsejó el cese como secretario general de Stalin, por lo que éste ocultó dicho documento.

El dictador

Tras la muerte de Lenin, Stalin se unió a Grígori Zinóviev y a Kámenev para, los tres juntos, gobernar el país. Con esos aliados temporales, Stalin actuó contra su gran rival Trotski, principal candidato para suceder a Lenin y cuya teoría de la revolución permanente contrastaba con la opinión del triunvirato que defendía ‘la construcción del socialismo en un sólo país’. Una vez eliminada la amenaza de Trotski, Stalin giró de nuevo, alineándose con Nikolái Bujarin y Alexéi Ivánovich Ríkov en contra de sus antiguos compañeros. En respuesta, Trotski, Zinóviev y Kámenev desafiaron la autoridad de Stalin al considerase como la ‘oposición de izquierdas’. Stalin venció a todos sus rivales gracias a una hábil manipulación y utilización de los órganos del partido y del Estado, y en 1929, ya había consolidado su posición como reconocido sucesor de Lenin y reforzado su poder como líder único de la Unión Soviética.

Ante el descenso de la productividad agraria a finales de la década de 1920, Stalin reaccionó con el abandono de la NEP (Nueva Política Económica) y el inicio en 1929 de un programa de colectivización acelerada, dirigida contra los kulaks (campesinos propietarios). Millones de kulaks fueron deportados y miles de ellos murieron durante la aplicación de esta política que fue especialmente dura en regiones como Ucrania. El proceso de industrialización desarrollado durante la década de 1930 tuvo mucho más éxito. Elevó a la atrasada URSS al nivel de otras potencias industriales.

El líder durante la guerra

Pese al Pacto Germano-soviético de 1939, las tropas alemanas invadieron la Unión Soviética en junio de 1941 durante la II Guerra Mundial. El Ejército soviético (el Ejército Rojo) se encontraba muy debilitado por las purgas políticas de la década de 1930. Stalin dirigió personalmente la guerra contra la Alemania nazi y, tras la victoria soviética en la batalla de Stalingrado, se convirtió en uno de los líderes mundiales.

Stalin participó en las conferencias de Teherán (1943), Yalta (1945) y Potsdam (1945), en las que logró el reconocimiento internacional de una esfera de influencia soviética en la Europa del Este. Acabada la guerra, extendió el dominio comunista sobre la mayor parte de los países liberados por el Ejército soviético, en los que se establecieron las denominadas democracias populares, uno de los elementos que propició el inicio de la Guerra fría. 

Stalin

 

Kruschev

Jruschov (o Kruschev), Nikita Serguéievich (1894-1971), político soviético, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) desde 1953 hasta 1964, y jefe de gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (1958-1964).

Nacido el 17 de abril de 1894, en Kalinovka, hijo de una familia de campesinos pobres, Jruschov trabajó como minero en la cuenca carbonífera del Don. Después de servir en el ejército zarista en la I Guerra Mundial y de participar en la Revolución Rusa, se unió a los bolcheviques y entró en el Ejército Rojo en 1918 participando en la guerra civil que siguió a la Revolución, en la zona del mar Negro. Asistió a un instituto de enseñanza secundaria dirigido por el Partido Comunista en 1921 y trabajó como organizador del partido hasta 1929. Durante los dos años siguientes estudió en la Academia Industrial de Moscú. Jruschov avanzó rápidamente en el partido, convirtiéndose en miembro del Comité Central en 1934. Desde 1935 hasta 1937, como primer secretario del comité de Moscú, dirigió el programa de industrialización del segundo plan quinquenal. En 1938 fue destinado a Ucrania como primer secretario del PCUS en Ucrania y fue miembro provisional del Politburó del PCUS; se convirtió en miembro pleno en 1939 y también fue destinado al Presidium del Soviet Supremo. Desde estos cargos participó en las purgas estalinistas.

Durante la II Guerra Mundial Jruschov presidió el departamento político del Ejército Rojo en el frente meridional, donde organizó la actividad guerrillera. En 1944, después de que los alemanes fueran expulsados de Ucrania, como jefe del gobierno en Ucrania, se ocupó de las cuestiones agrícolas, del establecimiento del orden y del castigo de los colaboracionistas con los alemanes. En 1949 se hizo cargo de la dirección del PCUS en la región de Moscú y fue nombrado miembro del Secretariado del Comité Central del PCUS. Tras la muerte de Iósiv Stalin en 1953, fue nombrado primer secretario del Comité Central, máximo dirigente en la práctica, del PCUS y principal arquitecto de la política soviética. En 1956 se celebró el XX Congreso del PCUS, en el que Jruschov dio a conocer un informe secreto muy crítico con el estalinismo y que marcó el inicio de la destitución y purga política de antiguos seguidores de Stalin. Se convirtió en jefe de gobierno (presidente del Consejo) de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas tras la dimisión de Nikolái Bulganin en 1958. En política interior, la desestalinización no significó merma del poder omnímodo del PCUS. Económicamente, Jruschov procuró acelerar el crecimiento de la URSS “hasta superar a Estados Unidos” (según sus palabras); este interés suponía mantener la producción industrial y aumentar sobre todo la agrícola, para lo que se pusieron en cultivo numerosas hectáreas de tierras vírgenes. Así, el índice de producción agraria bruta pasó de 100 en 1953 a 151 en 1958. Sin embargo, a comienzos de la década de 1960 este crecimiento se estancó, y fue una de las causas que provocó su destitución.

 

En política exterior, combinó el acercamiento a Occidente con medidas menos pacificadoras (como la instalación de misiles de alcance medio en Cuba). Su actitud más conciliadora con Estados Unidos y una cierta relajación en el control de los países de Europa oriental también contribuyó a su caída, que se produjo en 1964, siendo acusado de lo mismo que él acusó a Stalin: culto a la personalidad y errores políticos. A finales de ese año no ocupaba ningún cargo gubernamental. En 1966 fue expulsado del Comité Central del PCUS. En 1970 fueron publicadas unas memorias suyas, que Jruschov negó haber autorizado. Murió el 11 de septiembre de 1971 en Moscú.

Kruschev

 

 

Brezhnev

Brezhnev, Leonid (1906-1982), secretario general del Partido Comunista Soviético (1964-1982), el cargo más poderoso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Brezhnev nació en Kámenskoie (actualmente Dnieprodzerzhinsk, Ucrania) el 19 de diciembre de 1906, hijo de un trabajador siderúrgico. Primero se educó en temas vinculados con la recuperación de terreno, aunque después se graduó (1935) en el Instituto Metalúrgico de Dnieprodzerzhinsk, convirtiéndose en ingeniero siderúrgico. Miembro del Partido Comunista desde 1931, pronto inició su carrera política y administrativa. En 1939 fue nombrado secretario del partido de Ucrania y durante la II Guerra Mundial sirvió como comisario político del Ejército Rojo, consiguiendo el rango de general de división.

Después de la guerra, Brezhnev fue destinado a ayudar a reconstruir Ucrania y más tarde fue nombrado líder del partido de la república de Moldavia. A la muerte de Iósiv Stalin en 1953, fue secretario nacional del partido en Moscú. En 1954 el nuevo líder, Nikita S. Jruschov, le envió como jefe del partido a la república de Kazajstán para supervisar un programa experimental para cultivar tierras áridas y vírgenes. Complacido sin duda con los resultados de Brezhnev, Jruschov le reclamó en Moscú como secretario nacional del partido en 1956 y en 1957 le nombró miembro del Presidium del Comité Central del partido. En mayo de 1960 fue elegido presidente del Presidium del Soviet Supremo, cargo equivalente a jefe de Estado.

De nuevo secretario nacional del partido en 1963, Brezhnev contribuyó a tramar la sustitución de Jruschov en octubre de 1964 y después le sucedió como líder del partido. Como primer secretario (después denominado secretario general) del partido, formó un triunvirato con el primer ministro Alekséi N. Kosiguin y con quien le sucediera como presidente del Presidium, Nikolái V. Podgorny.

Mientras compartieron el poder, el poderoso y astuto Brezhnev surgió como la figura principal de la Unión Soviética.

 

En asuntos exteriores desarrolló la ‘doctrina Brezhnev’, que afirmaba que los estados comunistas podían intervenir en los asuntos internos de los demás países si consideraban amenazado su sistema político común (o teoría de la soberanía limitada), plasmada en la invasión por parte del Pacto de Varsovia de la reformista Checoslovaquia en 1968. En la década de 1970, fomentó una política de distensión con Estados Unidos, firmando acuerdos sobre cooperación científica y el primer Tratado de Limitación de Armas Estratégicas (SALT I). En política interna intentó controlar un pequeño movimiento disidente, limitó la ligeramente distendida emigración judía y de otras comunidades y guió la adopción de una nueva constitución. Acumulando cada vez más poder, asumió el rango militar de mariscal en 1976 y tras la caída de Podgorny, en 1977, se convirtió en presidente, consolidando de este modo su control del liderazgo soviético. A pesar de la hostil reacción estadounidense a la intervención soviética en Afganistán (1979), logró firmar con el presidente Carter en Viena, en ese mismo año, el Tratado SALT II, y continuó afirmando su creencia en la distensión. Fue reelegido jefe del partido de nuevo en 1981 pero murió el 10 de noviembre de 1982, siendo rápidamente sustituido por Yuri Andropov.

brezhnev

Andropov

Andropov, Yuri (1914-1984), político soviético. Andropov nació cerca de Stavropol y se convirtió en oficial de la Joven Liga Comunista (Komsomol) a finales de la década de 1930. Hacia 1944 fue nombrado dirigente del Partido Comunista en la República Socialista Soviética de Carelia (actual república independiente de Carelia). En 1951 Andropov trabajó para el partido en Moscú, y después sirvió, desde 1954, en Hungría como embajador de la URSS, cargo que desempeñaba durante la revuelta contra el dominio soviético en 1956. Regresó a Moscú en 1957, y desde 1967 hasta 1982 fue presidente del Comité de Seguridad del Estado (véase KGB), policía secreta soviética. Poco después de la muerte de Leonid Illich Brezhnev a finales de 1982, Andropov le sucedió como secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Asumió los cargos de jefe del Consejo de Defensa y presidente en 1983. Falleció el 9 de febrero de 1984 en Moscú.

Andropov

h1

Algunas razones de la caída de la URSS

junio 21, 2009

1.Su enorme burocracia ineficiente que carecía de medios modernos de gestión (telecomunicaciones, informática, dispositivos electrónicos,…). En 1990 todavía más de 100.000 pueblos de la URSS carecían de línea telefónica.

2. En las empresas, los directores eran sometidos a un estrecho control por los jefes de oficina, lo que tuvo varias consecuencias involuntarias. La cuantía de las ayudas concedidas a las empresas determinaban por el número de trabajadores empleados, lo que condujo a la contratación de grandes cantidades de obreros. innecesarios Las cuotas de producción se fijaban en términos cuantitativos únicamente, lo que dio lugar a la producción de artículos de baja calidad.

3. Los “presupuestos blandos”: Una gestión tan irracional como el acaparamiento de recursos innecesarios o el sobreempleo nunca tenía consecuencias catrastróficas sino que recibía todavía más subsidios para mantenerse a flote.Estas causas generales sólo parecen manifestarse en plenitud a partir de la década de los 70.

h1

junio 20, 2009

   El avance de los nacionalismos a nivel mundial, en las últimas décadas del siglo XX, sobre todo con la caída del muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, impactó en forma particularmente intensa en la Unión Soviética, formada por una unión de naciones, con tradiciones, costumbres e idiomas diferentes.

La diferencia entre los conceptos de estado y nación se ven con toda claridad en esta particular situación.

Un estado es un conjunto de instituciones que ejercen el poder sobre un territorio delimitado, sobre el que ejerce soberanía imponiendo sus normas.

La nación no es un concepto jurídico-político sino sociológico, que consiste en sentir una unión con otras personas, independientemente del territorio en que se esté, con un sentido de pertenencia, de estar juntos en un mismo destino, compartiendo valores, creencias, idioma y tradiciones comunes, identificadas con el concepto de patria.

La Unión Soviética era un estado, pero con muchas naciones en su interior, cada una de las cuáles reclamó su independencia.

La resistencia afgana se había hecho ostensible, impidiendo el dominio del comunismo soviético y en Polonia, en 1970, se había originado un levantamiento popular, reprimido por el ejército soviético.

El país atravesaba una profunda crisis. Cuando falleció su líder, Breznev, en 1982, tras fallidos intentos de gobiernos ineptos, como el de Yuri Andropov y el de Konstantin Chernenko, ante un estado arruinado, social, política y económicamente, asumió el poder, Mikhail Gorbachov, en 1985.

Gorbachov, realizó profundas reformas, basadas en la perestroika (reestructuración) y en la glásnot (transparencia).

La perestroika, consistió en sanear la deteriorada economía, acercándola al modelo de los países occidentales capitalistas, con impulso de la iniciativa privada.

La glasnot, significó que ciertos elementos democráticos, fueran incorporados gradualmente, como la libertad de opinión y de prensa, la liberación de presos políticos y el retorno de los exiliados por opositores al sistema.

Se acercó a Estados Unidos, firmando en 1987, un tratado cuyo fin era reducir los arsenales nucleares de ambos estados. En 1990, firmó un acuerdo con el Presidente George Bush, para reducir las armas químicas existentes y no producir nuevas.

Restableció las relaciones con China y aseguro la libertad religiosa, luego de una entrevista que mantuvo con el papa Juan Pablo II.

Propuso crear una unión de repúblicas federadas, dándole mayor autonomía a cada una de ellas, pero unidas bajo un gobierno central.

Boris Yeltsin, para mayo de 1990, ocupó el cargo de Presidente del Soviet Supremo de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia.

Boris Yeltsin, fue funcionario de Gorbachov, hasta 1987, pero perdió sus cargos por las críticas que efectuó a las reformas del líder político, siendo nombrado Primer Diputado del Comité Estatal de Construcción, pero la relación entre ambos se transformó en discordia.

Las naciones intentaron realizar un golpe de estado, el 18 de agosto de 1991, contra Gorbachov, ya que pretendían total independencia, pero fue abortado por la intervención de Boris Yeltsin, quien asumió el poder de la Federación Rusa, luego de la renuncia de Gorbachov.

Entre 1990 y 1991, ya habían logrado independizarse, Georgia, Estonia, Letonia y Lituania. La URSS, desapareció el 25 de diciembre de 1991. A partir de entonces, las once naciones restantes, que la conformaban: Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Moldavia, Rusia, Tayikistán, Ucrania y Uzbekistán, formaron la Comunidad de Estados Independientes (CEI). En 1994, se sumó Georgia.

La República Federativa Socialista Soviética de Rusia declaró su independencia el 24 de agosto de 1991, como la Federación Rusa.

 

Con la desintegración de la Unión Soviética, surgió el problema del reparto del patrimonio público a manos privadas, que no se realizó en forma equitativa, ya que la mayoría de ellos quedaron en manos de los antiguos dirigentes de la Federación rusa.

En 1993, la situación social se desbordaba ante el descontento popular, que se lanzó a las calles en protesta, que fueron reprimidas por Yeltsin, quien se atribuyó amplios poderes.

Con su salud deteriorada, y habiendo enfrentado la guerra de Crimen, renunció a su cargo el 31 de diciembre de 1999, asumiendo como presidente interino, Vladimir Putin, siendo confirmado en el cargo por elección popular, el 26 de marzo de 2000, con una política de acercamiento a Europa, pero con una gran restricción a los derechos individuales, sobre todo a la libertad de opinión, aunque no es lo que predica en sus discursos. En 2004, fue reelegido para seguir desempeñando su mandato.